Quisiera agradecer a Gonzalo Fernós Figarelli, cuyo apoyo fue imprescindible para el proyecto.